Para niños/as y adultos!

Es una dinámica en la que se trabaja principalmente la comunicación.

Trabajaremos junt@s las dificultades de la comunicación, la escucha activa y la importancia del feedback en la comunicación.
Sólo necesitamos papel y lápices para dibujar.

Se piden dos voluntarios/as a los que se les dará instrucciones de cómo actuar. Se les muestra un dibujo a cada uno de ellos y se les pide que, primero uno y después el otro, traten de explicar al resto del grupo cómo realizar el dibujo.
El primero que dicta se coloca delante de la clase, de espaldas y sentado. Su tarea es explicar el dibujo para que el resto lo pueda representar con exactitud. Aunque el grupo no lo sabe, el/la voluntario/a no responderá a ninguna de las preguntas que le formulen. Tampoco hará ningún gesto, sólo empleará la palabra. El/la voluntario/a debe ir haciendo las pausas necesarias para que todos los del grupo puedan seguirlo/a.
Una vez finalizado el dibujo se les pide que le den la vuelta a la hoja.

En una segunda fase, el segundo alumno voluntario explica el dibujo a sus compañeros pero esta vez se coloca de cara al grupo y sus compañeros podrán preguntar e interrumpir las veces que quieran. Esta vez sí responderá a las preguntas que le formulen y, además, podrá gesticular. Lo único que no está permitido es enseñar el dibujo.

Para finalizar se formulan preguntas para la reflexión:
- ¿Cuándo ha estado mejor el dibujo?
- A los voluntarios ¿Os habéis sentido cómodos, incomodos la manera que tenías para comunicaros?
- ¿Qué pasa cuando no escuchamos activamente cuando nos hablan?
- ¿Cómo os sentíais cuando no se os respondía?

Fuente: “Educación emocional. Programa de actividades para Educación Secundaria Postobligatoria” de Güel, M. y Muñoz, J.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.