Desorden emocional

Habitualmente entendemos el desorden como todas esas cosas que en nuestra casa no están en su lugar y que simplemente necesitan ser colocadas adecuadamente de
alguna manera; pero el desorden emocional es esto y mucho más.
Sobre el desorden emocional y cómo nos afecta, es sobre lo que os quiero contar en las siguientes líneas.

Trabajo con gente que se embarca en una tarea de trabajo interior motivada por un deseo de crecimiento, identificando y dejando atrás el desorden como motor de transformación; les ayudo a recuperar espacio para lo que de verdad importa.

¿Qué es desorden?

Todo aquello que genera energía negativa en nuestras vidas, todo aquello que no fluye con naturalidad. Es aquello que nos paraliza. Quizás en ocasiones no lo veamos o no lo sintamos así y es porque el desorden mismo nos hace insensibles a ello.

El desorden nos revela en un nivel profundo quienes somos y algo más abajo otras estancias secretas de nuestra personalidad en las que no queremos siquiera entrar pero que puede mostrarnos viejos patrones de comportamiento emocional en los que nos apoyamos a diario.

¿Qué es desorden emocional?

Desorden emocional son todos aquellos viejos patrones, viejas emociones, viejos comportamientos que ya no nos son útiles, que no sirven a nuestro propósito. Normalmente hay un claro beneficio para aquellos en mantener este estado de desorden, ya que de lo contrario éste se desvanecería de inmediato. Un ejemplo podría ser la parálisis que produce el no superar una pérdida.

Yo recomiendo deshacerse del desorden físico primero porque puede ayudar al cambio emocional. Es como si accionáramos algo fuera para poner en funcionamiento lo de dentro.

Beneficios:

Hay muchos beneficios en la eliminación del desorden emocional:

· Ser capaz de pensar más claramente.
· Estar más seguro de quién eres como persona y darte el derecho de ser tú en vez de ser algo que crees que “deberías” ser.
· Tener relaciones más profundas y genuinas con la gente que te rodea.
· Sentirte seguro de ti mismo y desarrollar o recuperar un buen nivel buena autoestima.
· Ser capaz de buscar y construir, una vida en coherencia con tus valores.
· Poder definir tus objetivos y dirigirte hacia ellos en orden.

El comienzo:

Creo que el desorden físico y el emocional están íntimamente ligados y uno no existe sin el otro. Cuando creemos liberarnos de uno, algo aparece en el otro; nunca nos liberamos totalmente, estamos en constante evolución; mientras que el desorden emocional o físico ya no parece tan avasallador como en su momento fue, versiones menores aparecerán aquí y allá.

Es importante enfrentarse a los grandes desafíos, para que cuando las otras pequeñas cosas aparezcan sea mucho más fácil decidir qué hacer para seguir hacia
delante. El componente emocional está ahí para todo el mundo, no sólo para acumuladores compulsivos o gente apesadumbrada por una gran pérdida, incluso como organizadora profesional necesito tratar con el regularmente en mi propio día a día.

El desorden es un viaje alucinante de descubrimiento interior, un refrescante camino hacia lo que eres y lo que quieres en la vida a través de la toma de conciencia.

Algunos consejos:

1. No hagas el camino solo.
Convoca amigos, reúnete con familiares deseando ayudar, un terapeuta, un organizador profesional, hazte con ese libro o esas atractivas lecturas,,, encontrar apoyo es realmente importante.

2. Comienza por algo aunque sea sencillo.
Poco a poco, de manera continuada, como rompiendo esa resistencia inicial al movimiento y empezar a generar tu propia dinámica, como una bola de nieve que se desliza montaña abajo.

3. Trabaja cada día tu consciencia, haz que esta esté en constante crecimiento y desarrollo para sentirte los más conectado posible con tu ser.

4. Crea tu hogar, crea tu vida!
Visualiza tu idea de lo que quieres en tu casa y en tu vida.
Armonía, felicidad, disfrute,,, así deberían ser también los espacios que albergan este tipo de actividades.

Si no hay visión, no hay intención. Sin intención, no hay acción.

Te mereces ser libre, o lo que para mí es lo mismo, ser Feliz!

Adelaida Gómez.

Comments are closed.